Nipapelniboli

Comunicación, publicidad y marketing

Más que vodka, Eristoff Night Street View

Hay marcas que saben evolucionar yendo más allá de sus productos y transmitir una filosofía diferenciada a través de fórmulas tan sencillas como arriesgadas. En ese sentido, la marca de vodka Eristoff ha sacado partido a una esencia de noche, juventud y aullidos que, combinada con Google, música y arte ha dado como resultado un cóctel impactante, como poco.

Al menos, la Night Street View no ha dejado indiferente a nadie y si hace unos días rechazaba las acciones publicitarias que últimamente tenían como telón de fondo el barrio de Malasaña, esta vez tengo que aplaudir a quienes apuestan por la creatividad de la buena, la tecnología y la experimentación. Bajo el nombre de Eristoff Night Street View, la marca ha bautizado su último proyecto en el que, tras mapear de noche 800 calles de Madrid, ha celebrado un fin de fiesta en Malasaña con numerosas actividades en la que la participación ciudadana se erguía como base para su éxito.

Al fin y al cabo, esta es la era del consumidor y marcas como Eristoff lo sitúan en el centro de sus planificaciones para asegurarse, primero su visibilidad, y luego su éxito. Llama la atención este tipo de acciones ‘a lo grande’ porque no hay muchas marcas que actualmente decidan invertir tanto dinero, más aún cuando se trata de una acción pionera en la que no hay referentes en términos de retorno. Sin embargo, que las marcas hagan cosas reales es lo que aumenta el valor de estas; es la única forma en la que el consumidor puede interactuar, participar, y sentirse satisfecho con los contenidos que le brindan. Y es que si hay algo seguro en esta nueva vida es que el consumidor quiere que la publicidad le ofrezca experiencias.

Imagen 1: Peluquerías abiertas a media noche… ¿alguna vez te cortaste el pelo con luna llena de fondo?

Imagen 2: Un coche equipado con una cámara que graba en 360º mapea una calle de Madrid durante uno de los conciertos que se ofreció desde los balcones del barrio.

Imagen 3: El Sónar llegó a Madrid a través de un concierto en silencio. Pantallas y transistores lo hicieron posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 junio, 2011 por y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: