Nipapelniboli

Comunicación, publicidad y marketing

Amigo periodista

Llámame romántica pero creí que la idea de ‘sentir, pensar y decir’ nunca estaría en la línea opuesta de unos billetes que ponen color al dinero. Nos dicen que hay que resistir, que nuestra palabra arroja luz, es fuerte, es ¡poder!; y sin embargo una vez, no vale más que un finiquito.

Soy una afortunada por poder dedicarme a mi vocación, pero incluso me está costando actualizar por la confusión de estados emocionales que me recorren la piel. Y no precisamente porque estos estados no sean claros, que lo son…pero ahora cualquier nuevo estímulo externo en forma de ERE o de despidos altera la dirección de lo que siento. Por eso no sé si es la tristeza, o más bien la rabia, lo que me lleva a decir que ‘El libro negro del periodismo en España’ que presentarála APMel día 29 de este mes, se ha quedado corto en su título.

La tiranía de la supervivencia se agarró al cambio en los modelos de producción, la revolución tecnológica y las nuevas formas de consumo para justificar que el modelo de negocio tradicional había estallado por la estrechez de sus costuras. Vinieron los despidos, los eres, y todos los reajustes necesarios para que la actividad de los medios volviese a ser rentable y en línea con la demanda. Se recortó de donde fuera y como fuera, desaparecieron cabeceras y se hizo una promesa en silencio para recuperar los niveles de inversión adaptando el negocio publicitario a la nueva realidad multiplataforma. Incluso muchos profesionales terminaron 2010 aventurando una nueva época dorada del periodismo.

Ahora el ERE que planea sobre Público y El Economista o el cierre de Don Balón y El Xornal de Galicia recuerdan que no sólo vale con hacer una revisión mejorada del medio prensa. Es vital tejerle un traje a medida en el que los periodistas vuelvan a ocupar un lugar importante. La marca y lo icónico de cada una de las cabeceras que vemos en los quioscos es un pilar de su estabilidad, si; pero que nadie dude de que será la pasión de los periodistas, la nuestra, la que insufle aire y vida a un medio que nos dio motivos suficientes como para seguir queriendo intentar algo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 septiembre, 2011 por y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: