Nipapelniboli

Comunicación, publicidad y marketing

El futuro de la prensa no es internet. Son los contenidos

Zlatko Dizdarevic, era editor del periódico Oslobodenje (Liberación), de Sarajevo, durante la guerra civil desatada tras la disolución de Yugoslavia. Tras una batalla en la que los guerreros incendiaron todos los ejemplares, equipos e instalaciones, el periódico salió a la calle al día siguiente y, a pesar de que los ejemplares se vendieron al doble de su precio original, se agotaron. La mayoría de los lectores apenas tenían suficiente dinero como para comprar pan y decidieron, sin embargo, comprar el periódico. Ese día, Zlatko Dizdarev entendió que los diarios eran, para el pueblo, incluso más importante que el pan. Según dijo, “en las crisis la gente puede vivir sin pan, pero no sin esperanza”. En estos tiempos de incertidumbre, en el que tanto ha cambiado el consumo de información, parece simplón pensar en esa ‘esperanza de la que hablaba Dizdarevic. Sin embargo, lo cierto es que los medios de comunicación, y en particular los diarios, siguen siendo un servicio al ciudadano. Una relación estrecha entre emisor y receptor que, no sólo es la base de la comunicación, sino un principio de honestidad por el que hay que seguir luchando. La noticia, la información, el servicio sigue vendiendo. Lo haga en papel o a través de una pantalla.

Parece una obviedad, pero el periodismo es un servicio público. Hay que contar para y con los ciudadanos. Con sus intereses. No se trata de debatir si hay o no periodismo ciudadano como para ampliar temas y puntos de vista, sino en saber distinguir entre lo que es comunicación y lo que es periodismo. Ahora bien, ¿los editores se han preguntado qué papel les reclama la sociedad?. ¿Lo están cumpliendo como para pedir dinero a cambio?. Quizá este planteamiento esté lejos de cuestiones relacionadas con el negocio publicitario pero quizá también sean incluso más determinantes. En algunos países, el ‘castigo’ a la prensa o a cierta prensa viene por estar ausentes en sus cambios, en sus vidas, en su día a día. La labor de vigilantes del poder, que tradicionalmente se ha atribuido a los periodistas, parece haber desaparecido del imaginario de los lectores. Las manifestaciones del 15M y su anodino paso por las redacciones no fue el detonante para dejar de comprar diarios (los datos de OJD certifican que el ‘batacazo’ comenzó un par de años antes), sin embargo, este movimiento sí dio pie a un cambio de papeles entre la prensa y la ciudadanía. Y no ha sido el único. Durante las protestas sociales en Brasil, el Movimiento por el Pase Libre de Sao Paulo emitió un comunicado en Facebook. Es decir, el gran medio de difusión de los brasileños ya no era el popular diario Folha de Sao Paulo, sino una red social global. La opinión pública gravita sobre Facebook o Twitter mientras que los diarios, sin desprestigiar el papel que siguen desempeñando, ven como parte de su hegemonía social decrece. Sin embargo, los diarios online no están sufriendo este abandono por parte de los lectores.

Precisamente es Facebook una de las plataformas que más está ayudando a derivar tráfico a los sites de medios. Es más, realizar comentarios de manera frecuente en Facebook es una de las cosas que ayuda a los medios a conseguir mayor tráfico e interacción con los fans. La red social ha trabajo con 29 sites de medios durante un periodo de siete días para analizar si el número de comentarios publicados en Facebook estaba relacionado con el incremento de tráfico en su site. Así se ha constatado que publicar de forma frecuente allá donde están los lectores incrementa el tráfico al site por encima del 80%. A partir de este ‘descubrimiento’, la red social ha comenzado a probar la herramienta ‘Stories to share’ (Historias para compartir) con el fin de ayudar a los medios a que compartan su contenido en Facebook directamente desde su panel de administrador. La intención es superar el tráfico derivado desde la red social hasta los sites de medios, un tráfico que en 2012 se ha incrementado una media de un 120%.

En el caso de Twitter la situación es distinta. Los links más introducidos en los tweets no son noticias, sino a otros sitios sociales como Twitter (17%), Instagram (13%), Facebook (12%), Youtube (6%) y Tumblr y Ask.fm (3% ambos). Los tuits con links a prensa generalista no tienen un peso importante, tan sólo representan un 7,8% del total. Ahora bien, si se observa el mapa de la presencia de Twitter en el mundo, la gran pregunta es ¿cubre Twitter las mismas zonas que la prensa generalista? En la imagen se puede ver la respuesta.

Imagen

En azul se ven las zonas donde la presencia de Twitter supera a la prensa generalista, mientras que en rojo es al revés, la prensa tiene un mayor protagonismo. En blanco, ambos medios están igualados. La conclusión más llamativa es entender el valor que Twitter tiene en zonas como Latinoamérica, Europa del Este y regiones orientales como Indonesia, Malasia o Filipinas. En todas estas zonas la comunicación vía Twitter es predominante. Por el contrario, en sitios como África o países asiáticos como China, Twitter no tiene un peso importante, ya sea porque la penetración en el país no es sencilla por temas de infraestructura, como en África, o por la censura (política) que sufre en, por ejemplo, China.

Esta infografía, entre otros fenómenos, ha llevado al laboratorio permanente de la UC3M, LABàPART a realizar un estudio que analiza el estado de la participación online de los medios informativos españoles y las estrategias colaborativas más novedosas que se están desarrollando en la red. El informe “Join the Conversation: cómo están usando Twitter los periodistas españoles”, señala que los periodistas usan asiduamente esta herramienta para publicar y distribuir información (95%), identificar tendencias (86%), buscar información (82%), ‘viralizar’ información de sus propios medios de comunicación (82%) o fidelizar a los usuarios (78%). Sin embargo, sólo un 25% de los encuestados dice utilizarla para realizar periodismo de investigación, algo que curiosamente sí buscan los lectores de diarios en papel y es que según el informe de AIMC ‘La Prensa: digital vs papel’, frente a los lectores de diarios online, que buscan la actualidad o información adicional para decisiones de compra, en los diarios en soporte tradicional destacan aspectos de contenido y análisis como la lectura de editoriales y columnas de opinión, así como temas en profundidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 noviembre, 2013 por y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: